Hace 45 años, en una casa ubicada en Barrio Aranjuez, nació el Instituto Andrea Jiménez (IAJ), dedicado a atender a población con discapacidad cognitiva y retos múltiples.

Desde su creación, fue un proyecto que nació por amor. La familia Jiménez Beéche, por una necesidad familiar, se dedicó a buscar un lugar para que personas con discapacidad pudieran desarrollarse y mejorar sus habilidades durante toda su vida. Al no encontrarlo, emprendieron la tarea de darle vida al Instituto, que lleva el nombre de su hija Andrea.

Sus inicios fueron con una población de apenas 13 estudiantes. En la actualidad, ubicados en un terreno donado por la Municipalidad de San José en barrio La Cabaña, en San Francisco de Dos Ríos, atienden en promedio a 100 estudiantes, los cuales llegan de distintos lugares del Área Metropolitana. Desde edades tempranas y hasta la vida adulta, permanecen recibiendo educación especial y cuidados en el Instituto. Desde el 2003 hasta la fecha, se registran 1.600 alumnos que han pasado por la institución.

Esta organización, sin fines de lucro, ofrece atención a población con discapacidad intelectual, así como otras discapacidades asociadas como síndrome de Down, ataxia  telangiectasia, microcefalia, macrocefalia, parálisis cerebral, síndrome Phelan McDermid, síndrome trisomía parcial del cromosoma 11, entre otros. Todas ellas atendidas por personal especializado, con amplia experiencia y una gran vocación de servicio, comprobada con el número de años por el que permanecen ligados a la institución.

Bajo el esquema de donaciones, tanto de organizaciones como la Junta de Protección Social como de empresas privadas, la Fundación que administra el Instituto ofrece becas para el pago de mensualidades, transporte institucional, terapias y otros, lo cual alcanza a un 70% de la población estudiantil. Cuentan también con el aporte de diferentes padrinos que han apoyado la labor del Instituto, que siempre ha sido bien calificado por la transparencia y rendición de cuentas alrededor de su gestión.

Y con el pasar de estos 45 años, se acumulan historias que marcan el corazón. Familias enteras agradecidas por la labor del Instituto, del personal docente y ante todo, por los logros que alcanzan sus hijos, sin importar si son pequeños o si ya están en la edad adulta.

“En el IAJ nos sentimos como en casa. Mi hijo Kendall recibe terapia física, terapia de lenguaje con tecnología de punta con el IRIS BOND, terapia ocupacional, hidroterapia, vida en el hogar y otras más. El cambio en nuestras vidas ha sido completo, él se siente un adolescente realizado y yo muy feliz de saber que tenemos un lugar donde llegar y no que al cumplir la mayoría de edad quede confinado a una casa de habitación”, explicó Adrián Sánchez, padre de Kendall de 17 años y presidente de la Asociación de Padres.

Historias como la de Kendall abundan en las aulas del IAJ, donde también se desarrollan programas de hidroponía, terapia asistida con perro, equinoterapia, hidroterapia, destrezas acuáticas, entre otras. La oferta educativa incluye también Terapia Física, de Lenguaje y Ocupacional, Servicio de Apoyo en Trastornos Emocionales y de Conducta, Educación Física, Musical, Vida en el Hogar y Artes Plásticas, las cuales se desarrollan acorde a las necesidades que requiere cada estudiante, además de apoyo Psicosocial para el estudiante y su familia.

La celebración de estos 45 años llega con la meta de poner en marcha otros proyectos como un comedor y nuevas aulas, con el fin de poder seguir brindando un servicio integral para una población que buscar mayor inclusión e igualdad de oportunidades.

Para conocer más acerca de la labor del IAJ, llámenos al teléfono 2250-5047 o visite nuestra página: https://www.facebook.com/institutoandreajimenez/

Deja una respuesta