Como parte del plan de recuperación nacional, la franquicia de comida rápida KFC anuncia la normalización de las jornadas laborales del 100% de sus colaboradores, así como el ajuste de salarios y perfiles para los puestos de trabajo que se vieron modificados durante los últimos meses.

“Somos una empresa enfocada en el valor de nuestra gente y es por esto que, tomamos medidas preventivas que nos permitieran mantener al 100% de nuestros colaboradores sin necesidad de recurrir a despidos o suspensiones de los contratos laborales. Gracias a ese esfuerzo, pudimos proteger la estabilidad laboral de todos y ejecutar con éxito los planes de recuperación. Estamos muy orgullosos y complacidos con la actitud de nuestro personal, hemos logrado mantenerlos motivados y con un alto espíritu de servicio” expresó Isidro Perera, gerente general de KFC Costa Rica.

A partir de junio, los 940 colaboradores trabajarán las jornadas completas estipuladas al momento de su contratación antes de la pandemia, por lo que, también recibirán el salario acordado para el puesto de trabajo.

¿Qué hicimos durante las semanas más críticas?

Como medida preventiva, a inicios de abril, KFC redujo la jornada laboral en un 37.5%, lo cual permitió manejar los recursos generados de manera eficiente y garantizar la continuidad del negocio, una acción que permitió reajustar los tiempos de trabajo para este mes.

Otras de las medidas que la empresa tomó tras la declaración de emergencia nacional, fue la adaptación de horarios, para que los colaboradores que requerían desplazarse hasta los restaurantes lo hicieran de manera eficiente y con los protocolos sugeridos por las autoridades sanitarias, además se hizo un análisis de los puestos de trabajo para identificar aquellos que podían ser teletrabajables y así reducir el riesgo y mejorar el manejo de recurso interno.

En mayo, como parte del compromiso de velar por el bienestar de todos los colaboradores, especialmente de aquellos que vieron su jornada laboral modificada; KFC en conjunto con la Fundación Roberto González Barrera, brindaron más de 900 diarios con productos de la canasta básica valorada en ₡25.000 cada uno.

“Estamos conscientes de que la capacidad de creatividad y de reinvención es vital en la nueva normalidad, por lo tanto, en KFC adaptamos nuestros restaurantes tanto a nivel operativo como tecnológico, para satisfacer las necesidades del entorno, siempre enfocados en la atención de las medidas necesarias para hacer sentir seguros y cómodos a nuestros clientes y por supuesto a nuestros colaboradores”, comentó Perera.

KFC continúa trabajando en proyectos innovadores para ofrecer al cliente seguridad y la mejor experiencia de compra. Por esta razón, se mantienen la apertura de dos nuevos restaurantes ubicados en la Sabana y en San José.

Deja una respuesta